Cuba obtiene Premio Internacional por la función educativa de sus museos comunitarios (+video)


educación medioambiental en cuba

El Proyecto Arco Iris del Centro Provincial de Patrimonio Cultural de La Habana acaba de recibir el primer lugar por el trabajo de educación ambiental realizado a través de sus dieciocho museos. El premio, en su versión del 2011, ha sido otorgado por la Programa internacional Ibermuseos.

Esta organización creada en 2007 efectúa desde el pasado año un concurso que premia los mejores resultados educativos realizados por los museos iberoamericanos. En su primera edición (2010) correspondió a otro proyecto cubano, el de Rutas y Andares, uno de los premios, el cual en esa ocasión alcanzó un reconocido tercer lugar.

medioambiente y familia El Proyecto Arco iris basa su proyección fundamental en revelar la dimensión museológica y ambiental a la comunidad y no solo atraer a ésta al interior del museo, como hasta ahora ha sido lo tradicional.

Basado en los principios de una nueva museología los museólogos se vuelcan hacia la comunidad para desarrollar su labor educativa por la salvaguarda del patrimonio y del medio ambiente, apoyándose en ésta y creando de conjunto nuevos conocimientos y realizando procesos de transformación local empleando también principios de  la investigación ― acción ― participativa (IAP), la educación popular y en especial de un nuevo modo de desarrollar la museología de manera creativa y enriquecedora, según cada contexto.

El Proyecto Arco Iris, iniciado en el 2005, consta de cinco líneas de trabajo que le confiere un carácter integral. Sus diferentes vertientes abarcan tanto la preparación de los propios museólogos, así como la contribución a la  formación ambiental de las comunidades. Su labor se extiende por todos los municipios de la Capital, salvo en la Habana Vieja.

Estas líneas de trabajo son: Grupos Arco iris; Rutas Arco Iris; Mapa Verde; Superación y Museología – Museografía.

educación medioambiental en cubaLos Grupos Arco Iris (GAI) son colectivos de la comunidad que se organizan asociados a los museos. Realizan diferentes labores y son la consecuencia de interpretar la necesidad de cuidar el medio ambiente y su patrimonio cultural y natural. En los GAI se reconoce el papel protagónico de la comunidad en todo proceso territorial con la certeza de que en todas las comunidades existen grupos de personas amantes del medio ambiente dispuestas a hacer algo por el y su patrimonio.

Las Rutas Arco Iris, son heredera de recorridos ancestrales como la peregrinación a la Kaaba, la Ruta de los jacobeos, la Ruta del Inca o la Ruta del Esclavo y en especial se inspira en los senderos ecológicos. Estos recorridos con la comunidad, que pueden serpor sitios urbanos y no urbanos, desandan lo lugares de valor en cada territorio para conocer y reconocer los valores naturales y culturales locales. Ellas, junto con los Grupos Arco Iris contribuyen a fortalece la identidad y el sentido de pertenencia, lo que forma parte de un proceso educativo no formal con la comunidad.

educación medioambiental en cuba Las Rutas Arco Iris aplican conceptos novedosos sobre el tipo de colecciones que atesora el museo, extendiendo este concepto a los elementos que se encuentran fueran de su inmueble, es decir a lo largo y ancho de los todos los territorios de la Capital. Desde este punto de vista define entonces la existencia de dos tipos de colecciones: las internas o tradicionales y las externas o vecinales. Para que se tenga una idea de lo numeroso de estos elementos patrimoniales sépase que en la ciudad de La Habana hay más de 3 mil de estos “entes” de valor patrimonial.

Entonces, a partir del conocimiento de estos lugares se han diseñado por los diferentes museos del sistema del Centro Provincial de Patrimonio Cultural de La Habana, más de 69 rutas diferentes, que han sido recorridas en 600 ocasiones y donde han participado más de 20 mil cubanos.

educación medioambiental en cuba La aplicación de estos conceptos implica un redimensionamiento de los conceptos de objetos y de objeto de investigación museológica.

Un tercer proyecto es el de Mapa Verde donde también la comunidad, a través de los Grupos Arco iris, recorren áreas de su comunidad para señalar en rústicos mapas hechos a mano alzada, los sitios importantes para esos representantes comunitarios, tanto en sus aspectos positivos como negativos. Esta herramienta, además de formar parte del eje transversal educativo, contribuye para los procesos de mejoramiento locales.

La siguiente línea es la de Superación en sí, que presenta un carácter de vía más formal. Talleres semestrales (hasta la fecha de hoy se han ejecutados doce talleres provinciales en temáticas como la educación popular, ecología, biología, comunicación social, nuevos saberes, entre otras); Curso de postgrado “Patrimonio Natural y Medio Ambiente” que se ejecuta anualmente desde 2008; Curso de Habilitación de Museología, en el cual se introduce la dimensión ambiental, así como más de 1 300 charlas, conferencias y otras modalidades sobrepasando más de mil actividades durante el quinquenio y donde la comunidad se ha involucrado directamente.

En relación a la museología más tradicional, que constituye el quinto y último proyecto, miles de miembros de las diferentes comunidades de la Capital han asistido a exposiciones, y participado en concursos y otras modalidades donde la dimensión ambiental ha estado presente. La introducción de esta dimensión en cada nuevo guión museológico y proyecto museográfico es otra aplicación de esta nueva era de reconocimiento a la importancia de tomar en cuenta el medio ambiente.

educación medioambiental en cubaEn total más de 7 500 actividades y cerca de 180 mil participantes ilustran desde el punto de vista cuantitativo los resultados del Proyecto Arco Iris.

Según ha referido el creador y coordinador de este Proyecto Arco Iris, que coincide con el autor de este artículo, ello se ha logrado en buena medida por la organización lograda de trabajo en equipo y porque se creó y se aplica sin esquemas, ni recetas, ni metas impuestas. Lo que prima es la calidad y los resultados, más que cifras vacías y formales.

El Proyecto es una muestra de que cuando se le dan posibilidades reales a la base de aplicar sus propias iniciativas, se posibilita un mejor desarrollo de las “fuerzas productivas”.

El premio, que es recibido con júbilo por la familia del sistema del Centro Provincial de Patrimonio de La Habana, por su Consejo Nacional y por todos los trabajadores de los museos y sus comunidades asociadas, significa también un compromiso con el sistema educativo cubano y con el prestigioso Programa regional Ibermuseos.

Desde el punto de vista histórico, la propuesta para la creación del Programa Ibermuseos se realizó de forma oficial a través de la Declaración de la Ciudad de Salvador, documento resultante del I Encuentro Iberoamericano de Museos celebrado los días 26, 27 y 28 de junio de 2007 en la ciudad de Salvador (Bahía, Brasil).

La X Conferencia Iberoamericana de Ministros de Cultura, celebrada en Valparaíso (Chile) los días 26 y 27 de julio de 2007 (Declaración de Valparaíso) y posteriormente la XVII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, celebrada en Santiago de Chile entre el 8 y el 10 de noviembre de 2007 aprobaron la iniciativa de la celebración del Año Iberoamericano de Museos y también el Programa Ibermuseos.

El Plan de Acción de dicha Cumbre Iberoamericana recoge en su punto 11 como una de sus líneas de actuación: Desarrollar políticas culturales que contribuyan al ejercicio de la ciudadanía y al sentido de pertenencia, a través de la defensa y la promoción de las identidades, la memoria y el patrimonio cultural, en consonancia con el Plan de Acción de la Carta Cultural Iberoamericana, como un aporte decisivo a la cohesión social. En este marco fue aprobada la Iniciativa de Cooperación Iberoamericana Ibermuseos.

Para que se tenga idea del importante alcance de esta organización regional se relacionan a continuación sus objetivos:

  • Promover y divulgar la cultura iberoamericana.
  • Incentivar la creación de políticas públicas para el área museológica.
  • Establecer mecanismos de intercambio, información y difusión entre los museos.
  • Promover la formación y capacitación de profesionales del área técnica y de gestión.
  • Fomentar la circulación de colecciones y exposiciones en los países participantes en el programa.
  • Establecer mecanismos para la ampliación de la capacidad educativa de los museos.
  •  Estimular el derecho a la memoria de las distintas etnias y género, de grupos y de movimientos sociales, apoyando acciones de apropiación social del patrimonio y de valoración de los distintos tipos de museos.
  • Apoyar la formación de una Red Iberoamericana.

En ellos también se basa el Proyecto Arco Iris, entonces enhorabuena, y muchas felicidades a todos los que hacen posible esta integración museo–comunidad. A seguir avanzando desde la museología  por la educación y muy bien merecido este primer lugar que resume el esfuerzo y amor abnegados de los museólogos del sistema de patrimonio y de su Centro Provincial. Ello es un ejemplo de lo que se puede alcanzar con voluntad y deseo de hacer.

Tomado de Cuba obtiene Premio Internacional por la función educativa de sus museos comunitarios

Que hace Cuba en materia de educación medioambiental?

Vodpod videos no longer available. Vodpod videos no longer available.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s