Camino más corto, pero equivocado


En Cuba, los jóvenes emplean las inyecciones de aceite de maní para agrandar los músculos
En Cuba, los jóvenes emplean las inyecciones de aceite de maní para agrandar los músculos

Los que peinamos canas recordamos a nuestros padres cuando nos aconsejaban ante una u otra situación y nos decían: “Ustedes no piensan en el peligro, creen que todo es color de rosas”. Así rememoro a veces ciertas incidencias de mi juventud, algunas relacionadas conmigo, otras con mi hermano, en fin, que las memorias siempre están como guardaditas en el cerebro para salir en el momento oportuno.Esto me sucedió al conocer de un caso que me llevó al hospital universitario Manuel Ascunce Domenech en busca del doctor Luis Manuel Hernández Huerta, especialista en Ortopedia y Traumatología, quien tuvo a su cargo la atención de un muchacho, que ya estaba de alta y se había marchado hacia La Habana que es donde reside.

De todas maneras el doctor Luis Manuel me aseguró que era posible mencionar al joven Cristóbal Cano González porque se había mostrado muy cooperativo al ser entrevistado por otros medios de prensa, con el fin de que los jóvenes no pasaran por lo que él sufrió.

INYECCIONES QUE LE CAMBIARON LA VIDA

Nos dice el especialista: “Cristóbal acudió a nosotros porque su papá le notó en los brazos algo fuera de lo normal. Al terminar su Servicio Militar General (SMG), este joven de apenas 21 años decidió administrarse una sustancia conocida como “aceite de maní” en sus brazos, junto a diez muchachos más. Ellos compraron la dosis a diez C U C y quien se las aplicó en La Habana lo hizo a todos con la misma aguja, ¡fíjese qué clase de peligro corrieron!”. Enseguida que lo estudiamos decidimos su ingreso hospitalario

—¿Cuál era el objetivo de este hecho?

—Hacer hipertrofia de la musculatura, nos aclara el doctor Luis Manuel, a expensas del medicamento, o sea, desarrollar un mayor volumen de sus músculos en poco tiempo. Él eligió el camino que parecía más corto, pero equivocado.

—¿Qué sucedió?

—Manifestó una inflamación de los brazos por infección. Primero hizo una celulitis, luego vino el absceso con necrosis de la parte muscular y así otras complicaciones por lo que fue llevado al quirófano en más de diez ocasiones para hacerle las curas bajo anestesia y las incisiones de los abscesos, propiciar el drenaje del tejido muerto y, por supuesto, le suministramos el tratamiento con antibiótico. Lejos de alcanzar lo que buscaba ese tejido muscular estaba muriendo.

—Si tuviera que dirigirse a la juventud en este sentido, ¿qué le diría?

—Lo primero es que un acto de esta naturaleza atenta contra la salud de los muchachos. A estos los inyectaron con una sola aguja y por personal no calificado, e inoculados en zonas inapropiadas y sin condiciones higiénicas mínimas. Figúrese si alguno de ellos hubiera estado infestado con el VIH/sida, o Hepatitis…

“A él pudimos salvarle los dos brazos, pero está con atrofia en ambos y limitaciones en los movimientos. Otros, quizás, no corran la misma suerte y haya que amputárselos o pasen por consecuencias mucho más lamentables, como la muerte.

“Ese ‘aceite’ se usa en cosmetología untado después de realizar los ejercicios. Dicen que nutre la piel, pero inyectado nunca. Aquí chequeamos a este paciente en todos los sentidos para descartar cualquier tipo de infección añadida como el VIH/sida, se lo dimos a conocer a los padres, imagínese que cada uno de ellos se inyectó seis veces: en los bíceps, tríceps y deltoides. Él se inyectó, según dijo, alrededor de 90 centímetros cúbicos (cc), o sea, unas nueve ámpulas de 10 cc en cada brazo. Estuvo grave, esa es la verdad, ya no podía contraer los brazos.

“Milagrosamente respondió al tratamiento. Él se fue muy animado aunque tiene atrofia en sus músculos y no puede hacer ejercicios por un tiempo y tampoco va a lograr exhibirlos como quería porque ya están dañados quirúrgicamente, nunca serán como antes.

—Otras consecuencias

—No olvidemos los costos hospitalarios por algo que puede evitarse. Recuerde que nuestro sistema de Salud es gratuito, aunque sí le cuesta al Estado. Él padeció de una sepsis generalizada, perdió peso, no quería comer, cambió su vida totalmente. Estuvo ingresado 15 días y se fue mejorado, luego retornó fastidiado de nuevo porque no se cuidó y seguimos luchando por sacarlo de aquello lo mejor posible.

El doctor Hernández se refirió a ciertos medicamentos y sustancias utilizadas por el sistema de Salud para implantes y otras necesidades, todos bien avalados y científicamente probados, pero en caso alguno aparece el “aceite de maní”.

CON UN FISICULTURISTA

Fuimos hasta el gimnasio del reparto de Previsora, el de Lázaro Luis Rivero Alonso, licenciado en Cultura Física. Encontramos una instalación de 12 años con todas las de la ley, para hombres y mujeres. Aquí sí hay diferencia de géneros, y para bien, él los mantiene separados y tienen el privilegio de contar con el Primer Lugar Nacional de Fisiculturismo 2011, en la persona de Fernando Peroz.

Al plantearle nuestro interés contestó sin titubeos: “Mire, para obtener masa muscular lleva tiempo y dedicación. El 30 % se conquista con el ejercicio y el 70 % con la dieta y el descanso, porque el músculo necesita descansar. Las pesas provocan roturas de fibrillas musculares que son regeneradas con una adecuada alimentación y esa pausa necesaria y, por supuesto, algo fundamental es la genética del individuo.

“Aquí, además de las indicaciones de los ejercicios a seguir ofrecemos charlas y vídeos para orientar debidamente a los interesados. Estamos en contra de la liposucción, de los anabolizantes y de las ‘localizaciones’ que son  esas inyecciones en los planos musculares, como la que usted dice del “aceite de maní”, o de la testosterona, esta última con más de cien contraindicaciones, con la inclusión de la impotencia sexual. La masa muscular se logra con ejercicios sistemáticos y dosificados, esto no puede ser a lo loco, no de ahora para ahorita y menos a riesgo de tanto por tan poco tiempo porque, incluso, esas aparentes masas musculares se desinflan, no son verdaderas.

“Aquí me han dicho: ‘quiero tal cosa porque en breve voy a la playa’ y yo le respondo: ‘fíjese yo no soy mago’. La celulitis es la grasa superficial que está entre el músculo y la piel y se va quemando, como decimos nosotros, paulatinamente. En el primer mes mejora la postura de la persona y las dolencias cambian y así todo es un proceso, no por arte de magia.

“Es importante la estética, pero no hay que llegar a extremos y mucho menos a exponer hasta la vida. Siempre hay que realizar estiramientos antes y después de los ejercicios. Mire, cuando alguien hace ejercicios cambia su vida y para bien, sociabiliza, se relaja, se ríe, conversa, fortalece su columna vertebral y después tiene que hacer su dieta. No se hace nada si después de venir aquí come desaforadamente. Hay que gastar más energía que la consumida, y de contra, el cubano tiene la mala costumbre de acostarse acabado de comer, eso es fatal para mantenerse en forma.

“La persona que hace pesas tiene que combinarlas con aerobios y en la etapa de la adolescencia no se recomienda el ejercicio mecánico porque ese esqueleto está en pleno crecimiento. Lo beneficioso en este período de la vida es el ejercicio físico para que domine su cuerpo”.

Tengamos en cuenta que por lo regular hechos como el abordado en esta apretada síntesis y de tal envergadura ocurren en sitios donde lo que prima es “sacarle el dinero” a la gente a como dé lugar, son realizados por personas sin escrúpulos capaces de arriesgar la vida de otros por abultar sus bolsillos. No conocen nada absolutamente del cuerpo humano, ni les importa, no acuden a la esterilización de las jeringuillas, no usan guantes, en fin, abusan de la ingenuidad de los jóvenes, sí, ingenuidad porque la corta edad da eso, desconocimiento acerca de los peligros de sus propias vidas. Por favor, a estos entes no puede seguírseles el juego.

Tomado de Camino más corto, pero equivocado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s