Día de la Ciencia Cubana: por un capital ambiental y tecnológico


“Las ciencias confirman lo que el espíritu posee: la analogía de todas las fuerzas de la naturaleza”.

José Martí.

La  máxima enunciada por el Apóstol en el diario venezolano La Opinión Nacional, cobra vigencia en el mundo actual. Hoy está presente el arsenal ideológico del Maestro y sus presagios humanistas, en pos de una cultura de la naturaleza, capaz de enfrentar los retos de este milenio permeado de controversias generales, que invocan un orden para la sobrevivencia humana.Ahora el desarrollo tecnológico transforma los procesos sociales, desde lo económico y lo político hasta la vida íntima de las personas, los patrones de consumo, la reproducción humana, la extensión de la vida y sus límites con la muerte.

La revolución científica del siglo XVII creó una ciencia capaz de intervenir en los métodos productivos, en la explotación de los recursos naturales, y a finales del siglo XIX se convirtió en el factor dominante del cambio tecnológico.

Así transcurrió la segunda Revolución Industrial, con omnipresencia del saber científico. Cuba, como país en desarrollo, pondera ese quehacer; durante la celebración del aniversario 20 de la Sociedad Espeleológica de Cuba, el 15 de  enero de 1960, el Comandante en Jefe Fidel Castro esboza las bases de la política de formación humana y desarrollo profesional de la Revolución, al plantear: “El futuro de nuestra Patria tiene que ser, necesariamente, un futuro de hombres de ciencia”.

En esta fecha se conmemora cada año el Día de la Ciencia Cubana. La precoz perspectiva del jefe de la Revolución, halló concreción en múltiples estrategias que han posibilitado que hoy, esta nación marche a la vanguardia en diversas tareas.

El uso racional y eficiente de la energía y el desarrollo de las fuentes renovables son temas prioritarios, excelentes han sido los impactos en sustitución de importaciones y los logros en biotecnología, sector por el cual apostó el país desde mediados de los 80.

Audaces todos estos resultados en un mundo tan desigual, donde para países pobres como el nuestro, la descapitalización constituye la espada de Damocles.

Cienfuegos arriba a este Día de la Ciencia Cubana con los desafíos de mitigar el cambio climático en la esfera medioambiental. Son ostensibles en la provincia sureña las señales de ese mal, pues existen municipios con bajas precipitaciones: Cumanayagua, Lajas y Cruces; por otra parte, en las zonas de Yaguaramas, Abreus y Palmira se registra baja fertilidad.

También hay problemas de drenaje de suelos; salinización de estos en Cienfuegos y Cumanayagua, mientras las localidades más deforestadas son: Palmira, Lajas, Rodas y Cruces.

La faena científico y tecnológica fue reconocida en acto provincial por esta fecha, donde galardonaron los mejores centros del territorio: Universidad “Carlos Rafael Rodríguez”, la de Ciencias Pedagógicas “Conrado Benítez” y la de Ciencias Médicas “Raúl Dorticós Torrado”. También los hospitales “Dr. Gustavo Aldereguía Lima” y “Paquito González Cueto”, así como otras nueve instituciones.

Resultaron laureadas un grupo de personalidades, entre ellas los doctores Alfredo Espinosa Brito, Lidia Pérez Aja, José Requeiro Molina y María Magdalena López Rodríguez del Rey.

Impusieron además la medalla Juan Tomás Roig a cinco investigadores del sector.

Tomado de Día de la Ciencia Cubana: por un capital ambiental y tecnológico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s