Demuestra Centro de Estudios Ambientales de Cienfuegos eficacia de sistema de autofinanciamiento de la ciencia


Siete instituciones de investigación científica en Cuba iniciaron el 2011 el paso hacia el modelo de autofinanciamiento. Una de ellas es el Centro de Estudios Ambientales de Cienfuegos (CEAC), que demostró la validez de la gestión financiera propia, uno de los propósitos del Ministerio de Ciencia Tecnología y Medio Ambiente (CITMA), planteados en los lineamientos de la política económica y social de la isla.Según el MSc. Alain Muñoz Caracavaca, director de centro científico, aunque no totalmente inédita la experiencia de autogestión, si representó un desafío para la institución cuya actividad era hasta 2011 totalmente financiada por el estado cubano. Sin embargo, apuntó, el desempeño del pasado año demostró la viabilidad del modelo.

“Fue un año muy exitoso, desde el punto de vista científico y también económico. Desarrollamos veinticuatro proyectos del sistema nacional de ciencia y alrededor de cuarenta servicios científico- técnicos que permitieron superar lo pronosticado en año, imbricando los procesos económicos y de gestación científica en todo momento. Tanto fue así que las publicaciones crecieron hasta 38, una manera de romper desde nuestra perspectiva el bloqueo sobre la información científica”.

Un éxito científico que se financia con más ciencia, al decir del joven científico.

“Es un slogan en nuestro medio que no hay ciencia aplicada si no hay ciencia que aplicar y el ciclo que hemos diseñado en el Centro de Estudios Ambientales de investigación y aplicación de la ciencia es clave en todas las modificaciones que debe llevar el sistema de ciencia e innovación tecnológica desde el punto de vista jurídico y organizacional. Esto es lo que permite -asegura el directivo- que la introducción de resultados en las empresas que así lo requieran, sea perdurable”.

Ensayos, estudios en matrices ambientales como los sedimentos, el agua y el aire se realizan para nueve provincias cubanas, entre ellas para los clientes internos del polo industrial cienfueguero, además de aportes recibidos a través de proyecto internacionales como los asociados a la Organización Internacional de la Energía Atómica del que el CEAC es referente para el área del Caribe y otros del Fondo Global del Medio Ambiente. Pero siguen siendo las competencias de sus especialistas la principal divisa del centro, su fortaleza para la sostenibilidad.

“Se brinda un servicio y se obtienen fondos para la ciencia que garantiza nuevamente un servicio mejorado; y este ciclo es permanente de profundización de la investigación y de gestión y mejoramiento de los problemas ambientales en cada empresa y en los entornos en los que actúa la actividad científica.”

En uno de los centros más prestigiosos del país, este ciclo ha demostrado durante el último año su eficacia: el crecimiento en un 25 por ciento de sus ingresos.

“Se trata de armonizar la planificación científica y la económica. No habrá nunca un resultado científicos que esté ajeno a una planificación. El dinero surge para garantizar todas las relaciones mercantiles, incluida esta relación entre la producción científica y su aplicación a nivel de las industrias, de la gestión de los recursos naturales”.

“Inevitablemente las nuevas generaciones de científicos, los modernos científicos cubanos, tienen que tener la certeza de que para gestar un proyecto hay que tener una meridiana claridad de que la economía del proyecto debe avalar cada uno de sus resultados; si no es así no habrá resultado científico completo, sea para la ciencia aplicada o para la ciencia básica.”

En la experiencia de Muñoz Caravaca, cada gasto de salario, en dietas, cuotas para la participación en eventos internacionales, para la capacitación, el equipamiento, tiene un ejército de economistas detrás garantizando que esos procesos se desarrollen coherentemente con el desarrollo científico.

Una visión racional que se extiende a sus relaciones económicas fuera de las fronteras de la isla.

“Ha sido un centro que ha trabajado muy intensamente la colaboración internacional, que ha sido exitosa porque ha permitido que incorporemos novedosa tecnología que nos permiten caracterizar casi el ciento por ciento de las matrices ambientales en ensayos con estándares internacionales, lo cual a su vez, es para nosotros una garantía para atender los procesos inversionistas que ocurren en la provincia; el futuro polo petroquímico, el desarrollo agropecuario, en investigaciones que hacemos para resolver problemas ya visibles en la salud de la ciudad.”

Es la colaboración internacional y los fondos que de ella se derivan un soporte de la investigación científica que además se traduce en nuevos servicios y nuevos ingresos que rejuvenecen esas investigaciones.

“Contribución académica, servicios a empresas mixtas en el territorio nacional fueron el primero de los pasos que se dan en la prestación de servicios para la biorremediación de lugares contaminados con petróleo en Venezuela, Ecuador, República Dominicana que permiten ingresosfrescos al centro y al país. Estos son ingresos que constituyen garantía de sustentabilidad para que el Centro de Estudios Ambientales siga haciendo ciencia”, concluyo Muñoz Caravaca.

Tomado de Demuestra Centro de Estudios Ambientales de Cienfuegos eficacia de sistema de autofinanciamiento de la ciencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s