¡Cubanos: a salvar a Santiago!, publicó la prensa en 1932


“Horrible, alarmante el terremoto de esta madrugada”, publicaron los medios de prensa locales el tres de febrero de 1932, cuando ocurrió el mayor temblor del siglo XX en la ciudad de Santiago de Cuba, recordado hoy a 80 años.La doctora Olga Portuondo, historiadora de la provincia, recordó el suceso al impartir una conferencia magistral en el Coloquio Sismología y Sociedad, convocado por el Centro Nacional de Investigaciones Sismológicas (CENAIS), que sesiona desde el miércoles en esta urbe.

Aseveró la investigadora, Premio Nacional de Ciencias Sociales y Humanísticas, el impresionante parecido en el comportamiento de la población -muchos años después de los sucesos del 32- durante los sismos de 2010 percibidos en la Isla.

Las fuentes empleadas para la pesquisa -que posteriormente se convertirá en libro, según adelantó a la prensa- fueron fundamentalmente las publicaciones de la época, donde se recogían trágicos sucesos, experiencias y criterios de los santiagueros afectados con el terrible hecho.

Importantes acontecimientos de la madrugada de aquel día fueron revelados por Portuondo, entre ellos grandes grietas, numerosos derrumbes e historias que reflejan el terror de hombres, mujeres y niños, espantados y tirados a las calles en paños menores.

Como principales preocupaciones, figuraban la miseria, el hambre y la destrucción de hogares, situación que no fue resuelta por los gobiernos de turno, que aprovechaban la desgracia para intensificar la politiquería y las donaciones para aumentar sus campañas en los diarios.

Las torres de la Catedral, antes dañadas por los terremotos de 1678, 1766 y 1852, se rajaron y anunciaron su derrumbe, y el reloj se detuvo en la hora exacta en que ocurrió el sismo de más de seis grados de intensidad, recordó la historiadora santiaguera.

Mientras, altos edificios, como el del Hotel Venus, sufrieron daños al punto de ser posteriormente demolidos, se prohibió el tránsito de vehículos y peatones en diferentes sitios, y numerosas casas fueron afectadas parcial o totalmente, dejando a sus moradores en parques y portales.

La crítica situación en Santiago de Cuba entonces, se visualiza por el dramático llamado de la prensa, que anunciaba desde las primeras horas de ese día: ¡Cubanos: a salvar a Santiago!

El principal mensaje a los ciudadanos fue expuesto desde entonces y se mantiene: construir teniendo en cuenta las características de un territorio donde la tierra tiembla frecuentemente; así se salvaguardan las vidas humanas y los intereses económicos del país, concluyó la experta.

Tomás Chuy, reconocido investigador del CENAIS, precisó a la AIN cuestiones técnicas de ese evento telúrico, considerado el más fuerte en la pasada centuria en Cuba y que provocó afectaciones al 80 por ciento de las viviendas de la ciudad, y no pocas pérdidas humanas.

Acotó el especialista que -según estudios ingenieriles posteriores- las malas prácticas constructivas y el poco conocimiento de las normas para edificar, además de la casi nula preparación de los santiagueros, provocaron severos daños que hoy son revertidos por las acciones de prevención y educación que se realizan el país.

Tomado de ¡Cubanos: a salvar a Santiago!, publicó la prensa en 1932

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s