Reforestación: Un reto para los tuneros de hoy y del mañana


Tan pronto pusimos un pie fuera de la ciudad, el paisaje se tornó sombrío y triste. Reses rapiñando en los potreros repelados, platanales desnutridos y árboles completamente desnudos, revelan la crudeza de la sequía que azota a esta provincia oriental.

Ante el reseco panorama que se aprecia a ambos lados de la carretera Las Tunas-Jobabo nadie permanece indiferente, mucho menos si se trata de especialistas, como los que acompañé, cuya misión radica, precisamente, en proteger el medio ambiente mediante la conservación de los bosques, del suelo y la siembra de árboles maderables y frutales.

Investigadores, expertos y técnicos del Grupo Empresarial de la Agricultura de Montaña (GEAM), venidos desde el nivel central, de la hermana provincia Granma y del resto de los municipios del territorio tunero, consideran que esta cruda realidad le concede mayor importancia al taller que los convocó en este municipio, con el objetivo de unificar los criterios especializados para lograr mayor eficiencia en la ejecución de los procesos tecnológicos, en la actividad forestal.

Una jornada que, desde su inicio por la finca forestal integral Las Tecas, en Sirvén, hasta que concluyó en el Polo boscoso Loma Lata, se caracterizó por el intercambio de experiencias positivas y negativas sobre el manejo y conservación de los árboles, siembra y supervivencia de las plantas, retoño y poda, la silvicultura intensiva, situación de los viveros, producción de madera y de carbón, protección de los suelos, el comportamiento de nuevas especies, la comercialización y las problemáticas de los incendios forestales.

Marilú Ramírez, de la unidad Silvícola del municipio de Jesús Menéndez, expuso como ejemplo de buen hacer a los integrantes de la brigada de Aguacatones, quienes en medio de la intensa sequía lograron el 100 por ciento de supervivencia de las plantas sembradas en 100 hectáreas, mediante una atención de excelencia. “En los 25 años que llevo en el sector es la primera vez que un colectivo obtiene este resultado”, señaló.

Quedó claro que a los viveros no deben ir plantaciones para mejorar el paisaje, sino aquellas que pueden dar un dividendo económico, para aliviar la sobrexplotación de los bosques naturales.

Si se plantan especies adecuadas, se avanza en la reposición de fallas y en los mantenimientos de las plantaciones, Las Tunas puede incrementar el índice de reforestación, hoy el peor del país.

Interesante fue la defensa que se le hizo a la Algarroba de la India, árbol considerado invasor, pero que en las condiciones actuales y en el caso especifico de Las Tunas, su presencia se justifica porque tiene mayores posibilidades de sobrevivir frente a la embestida del marabú, además de aportar buena cantidad de madera para la producción de palles, leña, carbón y otros menesteres.

Cuba tiene un déficit importante de madera que debe cubrirse con las plantaciones intensivas en un proceso de 20 años, y en ese sentido hay que darles paso a las especies menos conocidas, y que tienen la cualidad de crecer y desarrollarse con rapidez, como la Algarroba de la India y el Soplillo, precisaron los especialistas.

De este taller, calificado por Juan José Blanco Romero, Vicepresidente nacional del Grupo Empresarial de la Agricultura de Montaña, como uno de los mejores de los hasta ahora efectuados en el país, los forestales tuneros salieron convencidos de poder lograr en lo adelante resultados superiores y más eficientes.

Ya avanzan por ese camino, pues al decir de Isidro Herrera Figueredo, Comercial de la Unidad, en lo que va del presente año sobrecumplen la producción de posturas, llenados de bolsas, los mantenimientos a las plantaciones, tratamientos selviculturales y el acondicionamiento de trochas contra incendios.
Resaltó los buenos dividendos que se obtienen en la extracción de madera rolliza (171 por ciento de cumplimiento), leña combustible (140), carbón vegetal (150) y madera aserrada (100).

En ese período la Empresa ingresó, por concepto de ventas, dos millones 409 mil pesos -680 mil más que lo previsto- y obtuvo una ganancia de 23 mil 600, mientras que la relación productividad salario medio tuvo un comportamiento positivo.

Tales resultados no solo superan con creces los alcanzados en similar ciclo del año anterior, sino que auguran un futuro feliz para la Empresa forestal tunera, por cuanto dispone de recursos humanos más capaces y mejores organizados.
Lograr todas las metas en la tarea de la reforestación y conservación de los bosques, será el mejor aporte que puede hacer el Balcón del Oriente Cubano, al esfuerzo nacional por reducir los efectos del cambio climático.

De modo que la siembra de árboles y de frutales, su mantenimiento, conservación y protección contra los incendios y depredadores humanos, constituye un reto actual que involucra a todos los sectores de la sociedad tunera de hoy.

Tomado de Reforestación: Un reto para los tuneros de hoy y del mañana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s