Propuesto el humedal avileño como área protegida


Gran Humedal Norte de Ciego de Ávila

El Gran Humedal del Norte de Ciego de Ávila (GHNC), sitio de importancia internacional con categoría Ramsar, fue propuesto como Área Protegida de Recursos Manejados por los excepcionales valores de sus recursos naturales.

Ubicado en la región centro norte del país, el GHNC comprende la mayor parte de la costa, los cayos adyacentes a la zona y unos 40 kilómetros hacia el interior del territorio que abarcan áreas de cinco municipios de la provincia avileña: Morón, Chambas, Ciro Redondo, Bolivia y Primero de Enero.

Avalan la propuesta su biodiversidad marina y terrestre, con la existencia de 344 especies de plantas (10 de ellas reportadas como raras y en peligro de extinción en el catálogo de plantas cubanas), 202 ejemplares de aves, 251 tipos de vertebrados terrestres, entre anfibios, mamíferos y reptiles, y formaciones vegetales (manglares, bosques, vegetación secundaria y herbazales de ciénaga).

Además, el CHNC incluye tres áreas protegidas de suma importancia en la conservación de los recursos naturales (la reserva ecológica Centro-Oeste de Cayo Coco y los refugios de fauna El Venero y la loma San Judas de la Cunagua) y dos lagunas naturales, La Redonda y La Leche, esta última, costera de tipo albufera, única del país.

“En este humedal existen muchas aves acuáticas que encuentran refugio y alimentos cuando vienen a nidificar, y manglares importantes para la protección de la costa y el aporte de nutrientes”, expresó Rosendo Martínez, especialista del Centro Nacional de Áreas Protegidas.

“Otros de los valores que tiene el GHNC —dijo— es la vinculación de los pobladores de las comunidades ubicadas en el área a las actividades agroforestales y la interrelación entre todos los organismos del territorio.”

Luego del recorrido por el humedal, Martínez reconoció la labor de los técnicos de Flora y Fauna en el refugio de fauna El Venero, encaminados a la conservación de las poblaciones de aves acuáticas y de la grulla cubana.

“Es un magnífico trabajo de conservación de la flora y la fauna en condiciones difíciles y su valor reside en cómo lo hacen con pocos recursos”, puntualizó.

Agregó que el patrimonio forestal de la loma San Judas de la Cunagua tiene potencialidades para el desarrollo de actividades ecoturísticas, como la observación de aves, del paisaje y de la vida silvestre en general.

Tomado de Propuesto el humedal avileño como área protegida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s