La Fiesta de la Bandera


fiesta_de_la_bandera

Santiago de Cuba, la antigua villa de Cuba, tiene muchas tradiciones que se han desarrollado a lo largo de su heroica historia. Una de ellas, la Fiesta de la Bandera, es la más hermosa y patriótica de todas.

Contrariamente a lo que muchos creen, esta ceremonia solemne no fue una idea de Don Emilio Bacardí y Moreau, excelso patriota santiaguero. Las aclaraciones pertinentes están en las Crónicas de Santiago de Cuba, tanto en las escritas por el primer alcalde de esta ciudad electo en votación popular, como en las que continuara Carlos E. Forment.

Tal hecho sucedió en la noche vieja de 1901, y en la primera madrugada de 1902. Recordemos que en 1898 el gobierno de los Estados Unidos interviene en la guerra que libraban los cubanos contra el dominio colonial español, con el baladí pretexto de que querían la independencia de nuestro país. Pero, lo que hicieron fue derrotar a los españoles y quedarse con los restos de su imperio colonial, o sea,  Cuba, Puerto Rico, Filipinas y las islas Guam.

Así las cosas, el 1 de enero de 1899 ocuparon completamente y arriaron para siempre la bandera española e izaron la de ellos, la de las barras y las estrellas. Por si fuera poco, prohibieron el izamiento de cualquier otra enseña, en este caso, la nuestra, la cubana.

Pero el espíritu de independencia de los cubanos no creería en tales prohibiciones extranjeras, y cierto día, un santiaguero muy inquieto, de esos que tienen a su ciudad en el alma, pensó que podría hacerle un homenaje a la enseña nacional, y por ende a la patria, regalándole una de ocho metros a la municipalidad. Desde 1900 estuvo buscando que su idea cristalizara, y encontró el apoyo decidido en Don Emilio Bacardí.

Fue así como Ángel de Moya, o chichí de Moya, que era como lo conocían, se acercó a un amigo comerciante en textiles, Luís Gómez, cuyo negocio estaba en las esquinas de las calles de Santo Tomás y San Germán. El hombre, muy impresionado con lo que le estaba diciendo el amigo, tomó el asunto entre sus manos y acordaron, de inmediato hacer una colecta popular para comprar unas telas con las cuales confeccionar una enorme bandera cubana en los Estados Unidos, ya que en Cuba no había condiciones adecuadas para tales propósitos.

santiago_fiesta de la banderaCon fecha 20 de junio de 1901, el periodista y escritor Joaquín Navarro Riera, el muy conocido Ducazcal, escribió una minuta o nota, dirigida  a Don Emilio, para interesarle acerca de la idea de Chichí de Moya, apareciendo su firma en primer lugar. Y fue bien acogida por el insigne patriota quien tomó la propuesta con mucho amor, y se aprestó a realizarla en la fecha del 31 de diciembre de ese año 1901 y en la primera madrugada de enero de 1902.

Pero, había un serio escollo: la ordenanza del gobernador interventor de la ciudad, quien se había opuesto terminantemente a tales propósitos: ¡No podía izarse una bandera no autorizada pues con la estadounidense bastaba! Aquello fue una afrenta más al patriotismo de los santiagueros después que se impidiera, por esas mismas fuerzas extranjeras, que los mambises victoriosos, encabezados por el mayor general Calixto García Íñiguez, entraran en la ciudad mártir.

Don Emilio, con una valentía a toda prueba, en una muestra de profunda cubanía, firmó el decreto que permitía la celebración de la Fiesta de la Bandera en la antigua villa de Cuba, hoy Santiago de Cuba, en aquellos primeros minutos del año 1902.

Por fin, en la noche del 31 de diciembre de 1901 Don Emilio Bacardí institucionalizó la ceremonia, y ante la presencia de un público entusiasta y muy patriota, que sabía de la prohibición emitida por los interventores, se procedió a izar aquella bandera, exactamente cuando los relojes marcaron el inicio del Primero de Enero de 1902, en la antigua plaza de armas santiaguera, hoy parque Carlos Manuel de Céspedes.

Al compás del Himno de Bayamo, interpretado por la banda de música de los Bomberos de la municipalidad, con las campanadas de la Catedral de fondo, ascendió hasta lo más alto del mástil la Bandera Cubana de ocho metros de largo.

El pueblo cantó, gritó, lloró de puro entusiasmo, y finalizada la ceremonia con Emilio Bacardí al frente, otros patriotas y parte del pueblo asistente, incluida  la banda de música. Todos se dirigieron hacia la casa donde vivía María Cabrales, viuda de Antonio Maceo, para felicitarla por el advenimiento del Año Nuevo, el de la independencia, y hacerlo como si fuera su amantísimo esposo, el mayor general Antonio Maceo y Grajales, quien lo había dado todo por que Cuba fuera libre y soberana. Sus palabras de respuesta fueron precisas: Santiago de Cuba nunca se olvidaría de sus mejores hijos.

Por cosas de la Historia, ese mismo lugar fue el escenario donde 60 años después de la intervención estadounidense en Cuba, se proclamaría el triunfo de la Revolución Cubana en 1959, ante un pueblo entusiasta y muy patriótico, que había luchado con todas sus fuerzas para derrotar a la dictadura y a sus amos norteños.

 

Escrito por Armando A. Céspedes Calderín

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s