De proyecto “Roma” a Palacio de Gobierno


palacio de gobierno de santiago de cuba

Santiago de Cuba, 31 mar.- Esta ciudad posee uno de los más completos, fidedignos y auténticos catálogos estilísticos de cinco siglos de arquitectura cubana. Se logran identificar en sus calles y espacios públicos exponentes del art decó, art nouveau, neocolonial, neogótica, moderna y proto-racionalista, entre otros.  /Palacio provincial de Gobierno: joya arquitectónica de Santiago de Cuba /Carlos Segrera, el arquitecto que transformó una ciudad

Sin embargo, es el eclecticismo la tipología que enseñorea en la urbe y domina sus visuales más importantes, la envuelve en un misticismo y aire romántico, a las viejas usanzas de las construcciones de la antigua Grecia y Roma, con inmuebles que seducen a los visitantes y retan a los fotógrafos más avezados.

Y aunque resaltan varios edificios, muchos de ellos emplazados en el Centro Histórico de la urbe, solo unos pocos han devenido verdaderos hitos cubanos, convirtiéndose en joyas constructivas eclécticas del oriente del país.

Una de ellas es el Palacio de Gobierno Provincial, majestuosa pieza de arte ubicada en la calle Aguilera, en franca y perenne disputa con el Museo Emilio Bacardí, pero entre ambos conforman uno de los ambientes urbano-arquitectónicos más reconocidos de Santiago de Cuba, muy agradecido por los transeúntes y quienes disfrutan la hospitalidad de la tierra más caribeña.

Hasta inicios del siglo XX la administración provincial radicó frente al parque Carlos Manuel de Céspedes, en un sencillo inmueble neoclásico, donde también residía la autoridad municipal. El edificio de aquel entonces presentaba en su fachada simétrica dos entradas principales idénticamente jerarquizadas: la de la izquierda para el ayuntamiento, y la de la derecha para el gobierno provincial.

Ya desde esa lejana época existía la intención de separar ambos órganos, y así lo corroboran las evidencias sobre una renovación del edificio, titulado Proyecto de Palacio Municipal y Provincial, fechado en 1913 y cuyo autor fue el emblemático arquitecto e ingeniero Carlos Segrera.

No obstante, posterior a la reestructuración del aparato administrativo provincial, se hizo incuestionable la construcción de un inmueble independiente, capaz y adecuado para la instalación de las oficinas y dependencias en concordancia con las exigencias surgidas a principios del siglo XX.

El primer paso fue la redacción del programa de acciones y la ejecución de la idea, cuyos pasos iniciales comenzaron el 14 de marzo de 1914, cuando se concedió el solar donde hoy radica el Palacio de Gobierno Provincial.

Para la consecución, se efectuó un concurso al que solo se presentó el arquitecto Carlos Segrera con el proyecto titulado “Roma”. Con modificaciones en pequeños detalles, para adaptarlo al presupuesto, es aprobado el proyecto original.

Las acciones constructivas comenzaron en marzo de 1923, con un crédito por valor de $ 10 000.209 pesos, y tras años de trabajo, finalmente el 23 de junio de 1926 se inauguró oficialmente el palacio de Gobierno Provincial.

Desde esa fecha, la ciudad de Santiago de Cuba cuenta con una edificación, que cómo era costumbre en la obra de Carlos Segrera Fernández, poseía una gran carga decorativa que traspasaba el plano de las fachadas, con técnicas de gusto depurado y amplias concepciones, modernas y atrevidas para la época, pero que en la actualidad engalanan una urbe de casi 500 años.

La visualidad del Palacio Provincial de Gobierno se corresponde con los códigos del eclecticismo: están presentes elementos del renacimiento, como la simetría y la presencia de ventanales cuadrados y de medio punto con diferentes molduras, mientras que el uso de óculos resaltados con guirnaldas florales, a la vez que aportan una gran belleza, recuerdan los rosetones empleados en la arquitectura romántica y gótica.

Y si bien la fachada del inmueble asombra a visitantes, sus espacios interiores tratados con una delicadeza singular, causan gran impresión. Una gran escalera de mármol, custodiada por esculturas de bronce, el uso de maderas preciosas y las grandes dimensiones de los espacios, son una muestra de la exquisitez lograda al unir armónicamente los códigos renacentistas, barrocos, griegos y romanos.

Al igual que su decoración, la historia del Palacio Provincial de Gobierno es igualmente asombrosa, al estar vinculada a una página gloriosa y significativa: la realización de las honras fúnebres de José Martí, Héroe Nacional de Cuba, los días 29 y 30 de junio de 1951, como parte del programa denominado Entierro Cubano de José Martí.

El proyecto “Roma”, devenido en Palacio Provincial de Gobierno, resultó ser una significativa representación material y arquitectónica de los tiempos que comenzaban al quedar atrás más de tres siglos de coloniaje.

Representa la expresión del poder político de una nueva clase que buscaba estar sólidamente simbolizada en la ciudad, y hoy ese edificio es reconocido como una joya arquitectónica de Santiago de Cuba, y es motivo de admiración para citadinos y visitantes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s