Obtienen en Santiago de Cuba veneno del alacrán “milagroso”


Especialista durante el proceso de "ordeñar" el alacrán para extraer su valioso veneno. Foto Betty Beatón Ruiz y Lisandra Ferrer
Especialista durante el proceso de “ordeñar” el alacrán para extraer su valioso veneno. Foto Betty Beatón Ruiz y Lisandra Ferrer

Santiago de Cuba, 2 oct.- En la zona de Salvador Rosales, en el santiaguero municipio de Songo-La Maya, se crían más de 11 mil ejemplares del llamado escorpión “milagroso”, conocido como alacrán colorado, una especie endémica de Cuba.

Según reporte publicado en la página web de la emisora CMKC, la provincia santiaguera hace un notable aporte a la producción de Vidatox, producto homeopático usado en la terapia contra el cáncer, cuyo principio activo es el veneno de esa especie de arácnido.

Precisa la nota que una veintena de trabajadores se encargan de la atención de los escorpiones, quienes se esmeran en el cuidado de tan valioso animal. Cada 21 días se realizan las extracciones del veneno que debe proporcionar cada ejemplar, y el envío por vía área de la toxina, hacia los laboratorios centrales de LABIOFAM, en La Habana, se realiza con todo el rigor que amerita la producción del importante producto farmacéutico.

Desde hace una década se investiga en el país las propiedades del veneno del Rhopalurus Junceus, alacrán colorado (o azul, como lo denominan otros, porque el último segmento del aguijón es tan negro que parece añil) para tratar pacientes con células tumorales.

Precisa el sitio web de la Empresa LABIOFAM (en ese portal, también se ofrece las vías para obtener el valioso producto) que “Este medicamento homeopático ha logrado mejorar la calidad de vida y la sobrevida de los pacientes además del alivio del dolor y una mejoría sintomática. El uso de Vidatox 30CH evita los síntomas indeseables que provocan los citostáticos y las radiaciones a las que son sometidos los pacientes con cáncer”.

La investigación «Citotoxicidad del veneno del escorpión cubano Rhopalurus junceus y sus fracciones sobre líneas celulares tumorales humanas», de autores de LABIOFAM y el Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí, confirmó la hipótesis: el veneno limitó el crecimiento de las células malignas y llegó hasta eliminarlas, con un efecto muy positivo sobre las de origen epitelial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s