Restauran la más importante colección internacional de obras ambientales de Cuba (+fotos)


Pieza "Raíces", de Jorge Arango, una de las piezas del Prado de las Esculturas, en Santiago de Cuba, que se restaura
Pieza “Raíces”, de Jorge Arango, una de las piezas del Prado de las Esculturas, en Santiago de Cuba, que se restaura. Foto cortesía Fundación Caguayo.

A 10 kilómetros de la ciudad de Santiago de Cuba, en el Parque Nacional Baconao, se encuentra el Prado de las Esculturas, un sitio especial en la geografía de la nación pues allí, con el mar Caribe y las montañas de la Sierra Maestra como testigos, se entrelazan medio ambiente y creaciones humanas, una suerte de diálogo cómplice entre arte y naturaleza.

Muy cerca de la Gran Piedra y de sitios de relevancia cultural e histórica, en un lugar conocido popularmente como el Sapo –por la presencia de un gran número de rocas– algunos de los precursores del desarrollo de la escultura ambiental en Cuba tuvieron la feliz idea de dejar un legado artístico para las futuras generaciones.

“En el año 1988 este grupo de creadores decidió complementar el sitio, que de por sí ya era bello pues en Cuba es difícil otro tramo tan corto que tenga la riqueza de una zona semiárida y exuberantes bosques, pero agregaron esos elementos hechos por los artistas, y que tristemente fueron muy dañados por el huracán Sandy en octubre de 2012”, asegura Alberto Lescay Merencio, presidente de la Fundación Caguayo, y agrega que “nos propusimos rescatar este tesoro de la cultura cubana y universal, que originalmente estuvo conformado por 20 piezas de escultores cubanos y otras naciones del mundo”.

La conservación de cada una de las obras la realizan profesionales de la restauración, pero previamente “se hizo un estudio detallado de cada una de ellas, porque están realizadas en diferentes materiales, como acero, ladrillo y madera, y a partir de la combinación de ellos, también pretendemos volver a montar una que desapareció completamente por diversas causas, se trata de Círculo Mágico, de la autoría de la mexicana Helen Escovedo, además restauraremos el resto de la colección, a partir de la investigación que realizamos y las fotos de los proyectos originales que encontramos”, explica Lescay.

De esa forma, cada día que avanza la restauración del Prado de las Esculturas, “vuelven” a la vida obras emblemáticas de este arte ancestral, con gran arraigo en Santiago de Cuba, entre ellas las piezas “Círculo Mágico” o “Nube en el espacio”, del cubano Francisco Hernández, entre otras, que parecían perderse entre el marabú, las pisadas insolentes de los animales sueltos en el área, el irrespetuoso saqueo de algunas personas y el paso arrollador del huracán Sandy.

Para que la restauración de estas 40 hectáreas sembradas de rocas, metal, madera y hormigón, sea un regalo para el futuro, el trabajo se realiza de forma intensa y detallada.

Eduardo Franco Castro, especialista en restauración, asegura que el primer paso fue acceder al sitio, donde se había enseñoreado el marabú, y luego consolidaron estructuralmente las piezas con soldaduras, para después aplicar convertidores de óxido y medios anticorrosivos, para más tarde utilizar las pinturas según los proyectos originales.

“Gracias al apoyo de la autoridades del Gobierno y el Partido, hoy se restaura esta colección con lenguaje contemporáneo, que desde el punto de vista turístico, artístico y patrimonial, es el conjunto de obras ambientales de carácter internacional más importante de Cuba”, asegura Alberto Lescay y acota que “forma parte de la Ruta del Café, pues originalmente estuvo concebido como espacio para descansar, para tomar un refrigerio, para la recreación sana y senderismo, recibir aquellos que decidieran visitar La Gran Piedra y las ruinas de cafetales franceses, aquí el arte se integra a la naturaleza y la historia”.

Para desafiar el tiempo y su paso implacable, además de los elementos de la naturaleza, se impone que luego de terminar la restauración del Prado de las Esculturas se realice un proceso de conservación que incluya visitas sistemáticas al lugar, y sobre todo, impedir que el deterioro convierta en su presa este importante conjunto artístico.

Con especial énfasis, se requiere de una conciencia en la población, para evitar actitudes irresponsables, como la mutilación las obras.

Escrito por J. Loo Vázquez

Obra Intervención Racional en el Paisaje Natural, de Martha Valdivia, pieza emplazada en el Prado de las Esculturas, en Santiago de Cuba. Foto cortesía Fundación Caguayo.
Obra Intervención Racional en el Paisaje Natural, de Martha Valdivia, pieza emplazada en el Prado de las Esculturas, en Santiago de Cuba. Foto cortesía Fundación Caguayo.
En el Prado de las Esculturas, en Santiago de Cuba, la obra Meditación II, de Issci Amemiya. Foto cortesía Fundación Caguayo.
En el Prado de las Esculturas, en Santiago de Cuba, la obra Meditación II, de Issci Amemiya. Foto cortesía Fundación Caguayo.
Obra Frida, del mexicano Manuel de Jesús. Pieza ubicada en el Prado de las Esculturas en Santiago de Cuba. Foto cortesía Fundación Caguayo.
Obra Frida, del mexicano Manuel de Jesús. Pieza ubicada en el Prado de las Esculturas en Santiago de Cuba. Foto cortesía Fundación Caguayo.
Obra Subir lomas hermanas hombres, del cubano Hugo Rubio, peza emplazada en el Prado de las Esculturas en Santiago de Cuba. Foto cortesía Fundación Caguayo.
Obra Subir lomas hermanas hombres, del cubano Hugo Rubio, peza emplazada en el Prado de las Esculturas en Santiago de Cuba. Foto cortesía Fundación Caguayo.
El Sol sale de las Formas, de Caridad Ramos. Pieza emplazada en el Prado de las Esculturas, en Santiago de Cuba. Foto cortesía fundación Caguayo.
El Sol sale de las Formas, de Caridad Ramos. Pieza emplazada en el Prado de las Esculturas, en Santiago de Cuba. Foto cortesía fundación Caguayo.
En el Prado de las Esculturas, en Santiago de Cuba, la obra Composición con Piedras, de Assem al Bacha
En el Prado de las Esculturas, en Santiago de Cuba, la obra Composición con Piedras, de Assem al Bacha. Foto cortesía Fundación Caguayo.
Pieza Amanecer de Columnas Solares, de  Guarionex Ferrer, emplazada en el Prado de las Esculturas, en el Parque Baconao, en Santiago de Cuba. Foto cortesía Fundación Caguayo.
Pieza Amanecer de Columnas Solares, de Guarionex Ferrer, emplazada en el Prado de las Esculturas, en el Parque Baconao, en Santiago de Cuba. Foto cortesía Fundación Caguayo.
Pieza Majamoa, de Ennio Iommi, emplazada en el Prado de las Esculturas, en Santiago de Cuba. Foto cortesía Fundación Caguayo.
Pieza Majamoa, de Ennio Iommi, emplazada en el Prado de las Esculturas, en Santiago de Cuba. Foto cortesía Fundación Caguayo.
Trabajos de conservación en la pieza Armonía Subyacente, de Ramón V. Casas, que está emplazada en el Prado de las Esculturas, en el Parque Baconao de Santiago de Cuba. Foto cortesía Fundación Caguayo.
Trabajos de conservación en la pieza Armonía Subyacente, de Ramón V. Casas, que está emplazada en el Prado de las Esculturas, en el Parque Baconao de Santiago de Cuba. Foto cortesía Fundación Caguayo.
Trabajos de conservación en las piezas del Prado de las Esculturas, en el Parque Baconao, en Santiago de Cuba. Escultura de Eulises Niebla. Foto cortesía Fundación Caguayo.
Trabajos de conservación en las piezas del Prado de las Esculturas, en el Parque Baconao, en Santiago de Cuba. Escultura de Eulises Niebla. Foto cortesía Fundación Caguayo.
Entrada a las Piedras Sagradas, pieza de Eduardo Ramírez, emplazada en el prado de las Esculturas, en Santiago de Cuba. foto cortesía Fundación Caguayo
Entrada a las Piedras Sagradas, pieza de Eduardo Ramírez, emplazada en el prado de las Esculturas, en Santiago de Cuba. foto cortesía Fundación Caguayo
La corona de Siboney, pieza de Cristoph Freimann, emplazada en el Prado de las Esculturas, en Santiago de Cuba. Foto cortesía Fundación Caguayo.
La corona de Siboney, pieza de Cristoph Freimann, emplazada en el Prado de las Esculturas, en Santiago de Cuba. Foto cortesía Fundación Caguayo.
Pórtico para un Prado, pieza de Ricardo Amaya, emplazada en el Prado de las Esculturas. Foto cortesía Fundación Caguayo.
Pórtico para un Prado, pieza de Ricardo Amaya, emplazada en el Prado de las Esculturas. Foto cortesía Fundación Caguayo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s