Dinosaurio causa sensación en Santiago de Cuba


Hace más de 20 años que no veía el Zoológico de Santiago de Cuba, un domingo o cualquier otro día de la semana, con tantas personas, niños que corren y gritan, padres atajándolos, personas en un incontenible movimiento sin patrón aparente, tanta vida y fantasía a la vez.

La noticia corrió de boca en boca y el periódico Sierra Maestra lo confirmó: en el Zoológico (ahora Parque de los Sueños) había un dinosaurio, tamaño real, que se movía, abría la boca y los ojos, y balanceaba su cola.

Todos querían verlo, algunos hablaron de selfies, otros lamentaban la ausencia de wifi en el lugar “para subirlas a facebook”, muchos pequeños se asustaron, no pocos lloraron, pero todos, y aseguro que absolutamente todos, parecieron estar viendo uno de esos grandes animales de Parque Jurásico.

Es así que un lugar realmente se convierte en un Parque de Sueños, motivando la fantasía de los pequeños con objetos, elementos, juegos, y un largo etcétera, que alimenten su imaginación.

“Kenia si traen otros dinosaurios el Zoológico se convierte en uno de los lugares más visitados de Santiago de Cuba a juzgar por esta mañana dominical”, así le aseguré a la directora del sitio, a quien sorprendí entre carreras tratando de agilizar las tres colas de la entrada pues todos los trabajadores quedaron sorprendidos, y hasta anonadados, por la inmensa fila que se hizo en cuestión de minutos.

“Las guarandingas y guaguas de dos pisos no dan abasto”, escuché a un adulto entre la multitud, otros entusiasmados niños aseguraban que iban a coger palos y piedras para “matar al dinosaurio”. Cada cual vive la experiencia de un reverdecido zoológico a su manera.

Si bien es cierto que la recuperación de este sitio ha sido paulatina, pues tuve la oportunidad de visitar el sitio después del huracán Sandy que lo dejó en un estado lamentable su vegetación, hoy –aún lejos de todo lo bien que podría estar–, si muestra un rostro agraciado, y fe de ello dan los miles de visitantes –arriesgándome a hacer conjeturas–, que debe recibir por semana.

Las imágenes, no me dejan mentir.

Inmensa cola para entrar al Zoológico, muestra de la curiosidad que sintieron los santiagueros por ver el famoso dinosaurio.
Inmensa cola para entrar al Zoológico, muestra de la curiosidad que sintieron los santiagueros por ver el famoso dinosaurio.

zoologico de santiago de cuba_2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s