El balcón de Fidel (+fotos)


Desde aquí se han escrito páginas gloriosas de la ciudad de Santiago de Cuba, de esas que se guardan en la memoria, en los periódicos, pero más importante aún, en el corazón del pueblo. Ese lugar, el pecho de la gente, es el más difícil de alcanzar.

Si el oriente de Cuba es la parte más patriótica y revolucionaria de la nación, Santiago es la cúspide de la sentencia. Y el balcón de Fidel, que está en Santiago de Cuba, es uno de los escenarios más importantes de la historia del país en la pasada centuria, también de toda su leyenda.

balcon-central_ayuntamiento-de-santiago-de-cubaAsí le llama el pueblo al balcón central del antiguo ayuntamiento de Santiago de Cuba, “el balcón de Fidel”, así lo han apodado porque ahí habló él en dos momentos importantes de su historia personal y también de la urbe y del país: el primero de enero de 1959, cuando proclamó el triunfo de la revolución que inspiró e impulsó, y más tarde, en 1984, cuando se le entregaba a la antigua villa colonial el título honorífico de Ciudad Héroe de la República de Cuba y la Orden Antonio Maceo.

Ambos títulos coronan la fachada de la imponente y pálida edificación, están a ambos lados del icónico balcón, como bedeles del histórico escenario.

balcon-ayutamiento_parque-cespedes_santiago-de-cubaEn ambos momentos, en 1959 y 1984, desde el balcón, Fidel pronunció palabras que han trascendido, más allá de la historia y el discurso político universal, en verdaderas frases de orgullo, que hoy forman parte del ser santiaguero, de su imaginario y de ese sentimiento que provoca lágrimas que nacen en el pecho.

“El Caballo”, como le apodó su madre a pocos minutos de nacer, con una luz adelantada justipreció a Santiago de Cuba y le dio una posición cimera en la historia nacional, ¿acaso sabía desde el temprano enero de 1959, o más tarde en 1984, que aquí tendría su reposo final?

Desde su balcón dijo el primero de enero de 1959 que “¡Santiago de Cuba será la capital provisional de la República!  (Aplausos). Tal vez la medida sorprenda a algunos, es una medida nueva, pero por eso ha de caracterizarse, precisamente, la Revolución, por hacer cosas que no se han hecho nunca (Aplausos). Cuando hacemos a Santiago de Cuba capital provisional de la República sabemos por qué lo hacemos.  No se trata de halagar demagógicamente a una localidad determinada, se trata, sencillamente, de que Santiago ha sido el baluarte más firme de la Revolución (Aplausos).”.

fidel_castro_ruz_balcon_ayuntamiento_santiago_de_cubaEn 1984 añadió: “Tú nos acompañaste en los días más difíciles, aquí tuvimos nuestro Moncada, nuestro 30 de Noviembre, nuestro Primero de Enero. A ti te honramos especialmente hoy, y contigo a todo nuestro pueblo, que esta noche se simboliza en ti. ¡Que siempre sean ejemplo de todos los cubanos tu heroísmo, tu patriotismo y tu espíritu revolucionario! ¡Que siempre sea la consigna heroica de nuestro pueblo lo que aquí aprendimos: Patria o Muerte! (EXCLAMACIONES DE: “¡Venceremos!”) ¡Que siempre nos espere lo que aquí conocimos aquel glorioso Primero de Enero: la victoria! (APLAUSOS) ¡Gracias, Santiago! (OVACION)”.

¡Gracias, Santiago!, se dice y brotan los sentimientos. Lo dijo Fidel, pero la frase es de todos.

¡Gracias, Santiago!, es orgullo reyoyo.

Años después Fidel regresó: el primero de enero de 1989, en el aniversario 30 de la Revolución, en 1994 otra vez se escucharon sus palabras y la última aparición en el emblemático sitio fue en 1999. En todas compartió su visión tan exacta y atinada sobre el país y la situación del mundo.

Por eso no es extraño que justo en el Parque Céspedes, en el mismo corazón de Santiago de Cuba, donde está la casa más antigua de América, la primera catedral de Cuba, y el balcón central del Ayuntamiento, las exequias en honor a Fidel hicieron aquí una las tres paradas previstas en su peregrinar por la Ciudad Héroe.

No había que ser adivino para suponer que aquí, justo en su balcón, Fidel recibiría uno de los homenajes más sentidos.

Fidel no regresa a su natal Birán, tampoco descansará en La Habana. Fidel tendrá su reposo eterno en Santiago de Cuba, en el Cementerio Patrimonial Santa Ifigenia donde descansan cuatro de los grandes pilares de la historia nacional y de la nacionalidad: Carlos Manuel de Céspedes (Padre de la Patria), José Martí (Héroe Nacional), Frank País García (el alma de la clandestinidad) y Fidel Castro, el eterno Comandante en Jefe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s