Arte con aroma de café


Casa Dranguet

Las ágiles manos van de un lugar a otro, rápidas, inquietas. Los largos años de práctica en el taller de sus padres se evidencian en cada movimiento, corte y detalle curioso que imprime a sus piezas. En ellos radica el éxito de su trabajo, y el joven Rubén Campos Ruiz lo sabe muy bien mientras me invita a verlo trabajar.

Hijo de fundadores de la Asociación Cubana de Artesanos y Artistas (ACAA) de Trinidad, lleva el arte en la sangre. De pequeño ayudaba a su padre y hacía sus cositas, pero no fue hasta su graduación de la escuela de Instructores de Arte en Sancti Spíritus que se dedicó “en serio” a la profesión. Allí —confiesa— adquirió habilidades y conocimientos que le han ayudado a perfeccionar su técnica y darle un nuevo enfoque a su obra.

Sin embargo, no fue entre sus aulas y pasillos donde adquirió la habilidad de…

Ver la entrada original 689 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s