El corazón de Santiago de Cuba palpita más fuerte en su medio milenio


Proyecto de Rehabilitación Integral del Sistema de Anillos Fundacionales
Proyecto de Rehabilitación Integral del Sistema de Anillos Fundacionales de Santiago de Cuba. Foto cortesía Oficina del Conservador de la Ciudad (OCC).

El frenesí constructivo que se siente hoy en Santiago de Cuba, con motivo del medio milenio de la urbe, se percibe con especial ahínco en el parque Céspedes y su entorno, considerado el corazón de la ciudad, por ser el núcleo fundacional de la antigua villa colonial española.

En el más importante espacio urbano casi ninguna edificación escapa de las manos de hombres y mujeres que se empeñan en engalanar la ciudad, razón por la cual, verdaderas joyas patrimoniales cubanas, unas cuantas con más de una centuria de edad, exhiben hoy sus rostros más agraciados y rejuvenecidos.

Para la arquitecta Hortensia Estrada, especialista en planeamiento urbano del Plan Maestro, de la Oficina del Conservador de la Ciudad (OCC), es una aspiración de Santiago de Cuba y su gente, la puesta en valor del entorno del Parque Céspedes y sus áreas aledañas, pues es este un importante reservorio de la cultura y el patrimonio del territorio y la nación.

Por ello, especialistas de la OCC en conjunto con otras instituciones, ejecutan lo que se conoce como el “Proyecto de Rehabilitación Integral del Sistema de Anillos Fundacionales”, y según Hortensia Estrada “hablamos, por una cuestión estratégica de trabajo, de los anillos fundacionales cero, uno y dos, comprendidos entre las calles Santa Lucía hasta San Gerónimo, y Carnicería hasta Padre Pico”.

El Anillo Cero comprende el Parque Céspedes, antigua Plaza de Armas, y los diez inmuebles que se encuentran a su alrededor, que son edificaciones emblemáticas de la ciudad por sus usos, arquitectura y valores ambientales.

Ellos son la sede del Gobierno Municipal –antiguo ayuntamiento–, el Complejo Plaza de Armas –antes conocido como Casa del Té–, la Sala de Artes Decorativa –otrora Club San Carlos e ícono de la arquitectura ecléctica oriental–, el centenario Hotel Casa Granda, un edificio que comprende una agencia de viajes y viviendas, la Santa Basílica Metropolitana Iglesia Catedral –primera catedral del país–, la Casa del Ajedrez, Dirección Provincial de BANDEC y también una de sus sucursales, el Museo de Ambiente Histórico Cubano –popularmente conocido como Casa de Diego Velázquez y morada más antigua de América–, y un edificio de viviendas y oficinas de FINTUR.

En el caso del Parque Céspedes, explica Estrada que “no podemos hablar de Santiago de Cuba sin dejar de mencionar la antigua de Plaza de Armas, que es el lugar de encuentros, vivencias, de los sucesos de la vida cotidiana y también de eventos históricos de la urbe, y por tanto se somete a un proceso de mantenimiento de áreas verdes, mobiliario y piso, además de pintura y recuperación de luminarias”.

La Sala de Artes Decorativas, en conjunto con el Museo Emilio Bacardí –el más antiguo de su tipo en Cuba– y el Taller de Restauración de Bienes Muebles, conformarán lo que se ha dado a conocer como Complejo Bacardí, que promete ser una de las sorpresas más deslumbrantes por el medio milenio de Santiago de Cuba, pues mostrará importantes obras abras del pincel, fruto del talento de creadores del territorio.

En la actualidad, en el otrora Club San Carlos, se realizan complejos trabajos en la restauración del falso techo de yeso, labor que llevan a cabo alumnos de la Escuela Taller Ugo Luisi, perteneciente a la OCC, con la asesoría correspondiente, y este proyecto, en especial, “tiene gran importancia pues se recupera una edificación emblemática de Santiago de Cuba”, dice Hortensia Estrada.

El Anillo Uno del “Proyecto de Rehabilitación Integral del Sistema de Anillos Fundacionales” comprende nueve manzanas que están alrededor del Parque Céspedes, sin incluir los objetos de obra del Anillo Cero, mientras que el Anillo Dos abarca otras 18 manzanas, que contiene unos 300 edificios en intervención.

“En estos anillos Uno y Dos, obras importantes en el proyecto son, por ejemplo, el Banco de Canadá que asume actualmente BANDEC, el Museo Emilio Bacardí, que ya concluyó la intervención, y el Taller de Bienes Muebles, además de la Casa de la Trova y la Casa del Queso, que es un edificio de viviendas con usos culturales en el primer nivel, el Museo del Carnaval, la casona de la UNEAC, la filial de la ANEC, la farmacia Bottino, entre otros”, detalla Estrada.

El “Proyecto de Rehabilitación Integral del Sistema de Anillos Fundacionales” incluye la reanimación de los ambientes urbanos, donde se incluyen 12 tramos de calles que forman parte de esta área urbana.

“La reanimación urbana comprende las acciones en fachadas fundamentalmente, entre ellas repello y pintura de paredes, y algunos arreglos de techos en primeros cuerpos y labores de carpintería. Esta reanimación beneficiará unas 500 viviendas”, detalla la especialista.

Explica Hortensia Estrada que obras terminadas están la rehabilitación de la Casa del Ajedrez, el Museo de Ambiente Histórico Cubano, el edificio de viviendas y FINTUR, en la sede del ayuntamiento se realizan algunas labores de mantenimiento, también finalizó la intervención en el Hotel Casa Granda y en el edificio de la agencia de viajes, muy dañado por el huracán Sandy en octubre de 2012.

Además, están en fase de terminación obras de gran complejidad, entre ellas el Complejo Plaza de Armas, la Sala de Artes Decorativas y la Catedral.

“En el caso de la Sala de Artes Decorativas, está en la etapa de pintura exterior, se pulen los pisos y además se realiza un trabajo artístico minucioso, exhaustivo y muy bello, que es la restauración del falso techo de la sala principal. En la catedral, de forma general, la obra constructiva del edificio está terminada, y en este momento se labora en la fase de decoración interior y restauración de sus obras artísticas, en el basamento se finaliza la parte civil, como es el cambio de la carpintería, por ejemplo”, detalla Estrada.

Dentro de las aspiraciones de la Oficina del Conservador de la Ciudad, no para la celebración del medio milenio –jolgorio que tendrá como momento culminante los últimos días de este mes de julio– sino para etapas posteriores, está la peatonalización de los anillos fundacionales de la urbe, en correspondencia con las tendencias actuales del urbanismo y como reconocimiento al lugar preponderante que tiene este entorno en la vida cultural y social de los pobladores de esta antigua villa colonial española.

“No podemos hablar de una ciudad saludable, bella, limpia, mientras existan conflictos vehiculares y viales, con el peatón, que impiden que los edificios joyas del patrimonio puedan mantenerse en buen estado, evitando las vibraciones de los automóviles y la contaminación que genera, que impiden al transeúnte permanecer en una plaza u observar con detenimiento los inmuebles a su alrededor. Pero son proyectos muy complejos los que proponemos, que requieren un trabajo multidisciplinario de varias entidades”, sentenció Hortensia Estrada.

(En fotos) Garzón, una calle que palpita en Santiago de Cuba


Mercado Ideal El Marvy
Mercado Ideal El Marvy

Escrito por: J. Loo Vázquez – Fotos Gonzalo Abel González Fontanet

Garzón es una avenida especial en la ciudad Santiago de Cuba. No ostenta valiosas joyas de la arquitectura local, pero en ella nacen –o mueren– importantes calles de la urbe, de ahí que hoy sea una de las más transitadas y comerciales. Ella siente, como pocas, el palpitar del pueblo.

Esta arteria experimenta, además, los cambios y transformaciones que se suceden en la antigua villa colonial, que en medio del inusitado ajetreo de los preparativos del jolgorio por el medio milenio, adorna sus principales espacios públicos y recupera edificaciones.

Sin dudas Garzón ha sido una de las mayores beneficiarias: nuevos parques, inmuebles que antes no escondían sus partes menos agraciadas hoy despiertan la curiosidad y ansias por ver las sorpresas que aguardan.

Incluso, para agrado de algunos, y desagrados de otros como yo, en la avenida se respira un aire de modernidad, ese que viene acompañado con la iluminación de tecnología LED que deja atrás la vetusta luz amarilla que tantas años adornó nuestras noches.

Esta avenida, despojada hoy de muchos de sus gigantescos y atemorizantes árboles –como consecuencia del huracán Sandy–, exhibe nuevos espacios: el Complejo Cultural Plaza Ferreiro, el Centro Tecnológico Recreativo, la tienda de LABIOFAM, se anuncia la Casa del Ocio, una fuete singular y hasta unas cataratas, la siempre disfrutadas cremerías y heladerías, y una importante zona de restaurantes especializados.

También están los negocios privados, que se enseñorean en esta avenida más que en otros sitios citadinos. Ahí está uno de los mejores sitios para disfrutar de la comida china, quioscos de churros rellenos (novedad gastronómica que invadió la urbe hace algunos años) y los vendedores de zapatos y cuantos útiles del hogar existan.

Y claro, no se pueden olvidar esos sitios, los que forman parte de la cotidianidad del santiaguero, que también dejan asombrado a quien regresa a la urbe después de estar ausento un tiempo. Testigos de esa afirmación son los emblemáticos 18 Plantas y el parque entre ellos (convertido hoy en un importante lugar de ocio), las paradas del transporte, las tiendas…

Garzón siente hoy, en su fisionomía, el uso de sus inmuebles e imagen de las edificaciones, los cambios que vive la ciudad en su medio milenio.