El balcón de Fidel (+fotos)


Desde aquí se han escrito páginas gloriosas de la ciudad de Santiago de Cuba, de esas que se guardan en la memoria, en los periódicos, pero más importante aún, en el corazón del pueblo. Ese lugar, el pecho de la gente, es el más difícil de alcanzar. Continue reading “El balcón de Fidel (+fotos)”

(en fotos) Los adornos vivientes de Santiago de Cuba


Causaron gran revuelo el primer día que aparecieron por las calles de Santiago de Cuba. No pocos niños los han convertido en su “cuco” personal, otros interactúan de forma desenfada, los adultos no se resisten a tomarle fotos, videos y “selfies”, pero son siempre una aparición agradecida.

Las llamadas estatuas vivientes de Santiago de Cuba, ya no tan novedosas, son aún unos adornos que deambulan las calles, aparecen en cualquier lugar, aunque prefieren los espacios públicos más reconocidos, animan cualquier festividad u evento, y, además, interactúan con las personas. Continue reading “(en fotos) Los adornos vivientes de Santiago de Cuba”

Santiago de Cuba, en HDR, también seduce y enamora


Son millones las personas que en el mundo han sido seducidas por el encanto que envuelve a la técnica HDR (o HDRI, High Dynamic Range Imaging), que permite “jugar” con las exposiciones de las instantáneas hasta crear fotografías que se mueven, con facilidad, entre el realismo y el surrealismo. Continue reading “Santiago de Cuba, en HDR, también seduce y enamora”

Maquillaje para nervios (+fotos)


¿Cómo encontrar paz cuando la tierra se retuerce como un perro callejero que afanosamente quiere deshacerse de sus pulgas?

Esa pregunta me viene a la mente cuando intento pensar en la actual situación sísmica que afecta hoy la región oriental del país, en especial a Santiago de Cuba, mientras que convierto el teclado de mi computadora en una terapia ocupacional y Facebook en mi psicoterapeuta personal. Continue reading “Maquillaje para nervios (+fotos)”

Parque de Diversiones, una mirada desde la nostalgia (+fotos)


parque de diversiones_parque de los suenos_carrusel_caballitos_foto J. Loo Vazquez
Cada verano, fin de semana y días de receso docente, el Parque de Diversiones (ahora Parque de los Sueños) se convierte en protagonista de la diversión de los pequeños de la casa. Foto J. Loo Vázquez.

Como breves pero profundos flashazos recuerdo el Parque de Diversiones, de Santiago de Cuba, como un gigantesco espacio para retozar. En ese entonces, era una mirada muy infantil.

Me vienen a la mente esas intensas noches, cuando ya escondido por completo el sol, se llenaba el lugar de un ir y venir de personas, cientos de ellas, que desfilaban de un aparato a otro, de un puesto de venta de comida a otro… Nadie chocaba, eran demasiadas las ofertas y también las luces de colores.

El Parque de Diversiones, de Santiago de Cuba, sigue siendo una fuente de diversión para los pequeños de la casa. Foto J. Loo Vázquez
El Parque de Diversiones, de Santiago de Cuba, sigue siendo una fuente de diversión para los pequeños de la casa y hoy exhibe una imagen renovada después de reapertura, como parte de la celebración del medio milenio de la ciudad. Foto J. Loo Vázquez.

Regreso hoy al lugar, motivado por su muy reciente reapertura, y desde la nostalgia, me parece triste. Se llama Parque de los Sueños, pero parece más un Parque de los Bostezos…

Cuando se es niño todo parece más grande. Eso lo sé, pues este lugar tiene la misma cantidad de metros cuadrados y muchos más establecimientos gastronómicos. También sé de la reanimación, de los nuevos atractivos, de los trenes, la piscina y el parque inflable… pero todo esfuerzo es estéril cuando no te recibe la alegría o la fantasía que convida a soñar.

tren_parque de diversiones
Este tren, que hace un pequeño recorrido por el Parque de Diversiones (Parque de los Sueños), con el sonido clásico de este medio de transporte, atrae a los grandes y pequeños, y para estos últimos, es una verdadera atracción. Foto J. Loo Vázquez.

gastronomia_parque de diversiones_santiago de cuba_foto J. Loo Vazquez

Este establecimiento, dentro del Parque de Diversiones (Parque de los Sueños), está destinado a la venta de café, y es uno de los de 15 kioscos creados en el lugar como nuevas ofertas al público. Foto J. Loo Vázquez.

parque inflable_parque de diversiones_foto J. Loo Vazquez
Este parque inflable es uno de los nuevos atractivos del sitio, sin embargo su ubicación en un descampado, a pleno sol, (tal y como muestra la imagen) impide su disfrute por parte de los pequeños en buena parte del día. Foto J. Loo Vázquez.

Pero no basta con relucientes colores, pues el ambiente de alegría es más que eso. Fui el domingo, con tres pequeños a cuestas, y no encontraron los payasos ni los niños cantando o bailando…

Extrañé los 20 centavos que costaba montarse en un aparato, la entrada gratis y varios de los botones de los equipos; aquellas atracciones que nos hacían dejar de fingir malestares, como el deslizador; también la música que se repetía en los altavoces una y otra vez, como un disco rayado, pero que formaba parte del ambiente y el encanto del lugar.

No pudimos montar en las tacitas, las sillas voladoras o el trencito. Estaban todos inmóviles y era domingo…

botes_parque de diversiones_santiago de cuba_foto J. Loo Vazquez
Debido a que una buena parte de los aparatos hoy no funcionan en el Parque de Diversiones, a pesar de su muy reciente apertura en el verano de 2015, los pocos que sí se encuentran ofreciendo servicios adolecen de largas colas. Foto J. Loo Vázquez.

El niño lo disfruta casi todo. Es cierto. Con un palo y una pelota, se convierte en integrante del equipo de béisbol de Las Avispas, y desde una nave descolorida, a pocos centímetros del suelo, visita la luna.

aviones_parque de diversiones_santiago de cuba_foto J. Loo Vázquez
Este equipo de aviones, un veterano de mil guerras, continúa prestando servicios y atrayendo a los pequeños. Foto J. Loo Vázquez.

Si fuera un niño, quizás diría que el Parque de Diversiones es en la actualidad un gigantesco espacio para retozar; pero escribo como adulto, por eso, lejos está de ser un lugar para soñar…

Por J. Loo Vázquez. Fotos del autor.